DM-Blade: así es el espectacular supercoche fabricado con impresoras 3D

cotxe 3d

DM-Blade: así es el espectacular supercoche fabricado con impresoras 3D

DM-BladePor ser el primer supercar de fabricación «desmaterializada», no hay que tomarse el DM Blade a broma. Según los responsables de su desarrollo, es capaz de acelerar más rápido que un McLaren P1 pues alcanza los 100 km/h en tan sólo 2,2 segundos y es dos veces mejor en relación peso/potencia que el monstruoso Bugatti Veyron al aportar su motor 700 CV para mover tan sólo 630 kilos.La fabricación 3D apunta a ser la próxima revolución industrial y, si ya habíamos visto coches realizados con esta técnica como el buggy eléctrico Strati de Local Motors, el DM Blade es el primer automóvil de altas prestaciones que sale, aunque sea en parte, de una impresora.Aunque hay que tener en cuenta que el DM Blade no está completamente formado por elementos salidos de una impresora. Tan sólo su estructura proviene de piezas impresas en aleación ligera y fibra de carbono. Suspensiones motor y elementos periféricos han sido desarrolladas de la manera tradicional.Las ventajas del 3D no se paran sin embargo en lo puramente económico. Se trata de fabricar piezas con mucha precisión y que se ensamblan luego de forma rápida y sencilla. Por ejemplo, el chasis multitubular del DM Blade se monta a mano en tan sólo media hora. En el plano ecológico, el fabricante asegura que las emisiones liberadas durante el proceso de fabricación se reducen a un tercio de las habituales en una cadena de montaje.

  • Sin duda se trata de un primer e importante paso. Y la fabricación en serie a base de impresoras va a llegar al automóvil (y a todo lo demás) antes de lo que pensamos. Sobre todo porque ya hemos visto en directo que grandes marcas como Audi fabrican ya con tecnología 3D ciertas piezas de materiales tan sofisticados como el magnesio.
  • Barato, sencillo y ecológico
  • Divergent Microfactories no quiere que su DM Blade quede solamente como una demostración de su potencial tecnológico pues cuenta con vender unas 10.000 unidades al año. Pero su negocio apunta también a los propios fabricantes de automóviles, a los que ofrecerá su tecnología para aplicarla en procesos de producción de otras marcas. No olvidemos su principal y tentador argumento: fabricar a mitad de costes en comparación al proceso tradicional.
  • 10.000 unidades al año
  • Las ventajas de este tipo de producción no se limitan al precio, en el que se ahorra muchísima infraestructura industrial. También tiene la ventaja de que, cuando haga falta un repuesto, se fabrica al momento y ya está, sin necesidad de encargarlo a la cadena de producción, a los proveedores o aprovisionarlo en almacenes.
  • ¿Se imaginan un deportivo de altas prestaciones a mitad de precio respecto de los actuales? Pues parece que el sueño de muchos se ha convertido ya en realidad. Se trata del DM Blade, un espectacular deportivo fabricado por la empresa Divergent Microfactories utilizando una moderna impresora en tres dimensiones.